Aerogel Aislamiento

Las extraordinarias propiedades de este material fueron descubiertas en 1931 como producto de una apuesta entre dos científicos de California. Los doctores Samuel Stevens Kistler y Charles Learned apostaron por ver quién de los dos podía sustituir el líquido de la mermelada de un frasco sin modificar su volumen, Kistler ganó la apuesta, ¿cómo lo consiguió? Sustituyó el líquido de la mermelada por gas, iniciando así el desarrollo de lo que ahora conocemos como: “humo helado”, “humo sólido”, “humo azul” o llamado comercialmente “Aerogel”.

El Aerogel es un coloide similar al gel, al que se le sustituye el líquido por gas, obteniendo como resultado un sólido de una densidad de hasta 3 kg/m3, debido a que se compone de hasta un 98% de aire. Estas características le confieren propiedades sobresalientes, entre ellas la de un muy bajo coeficiente de transmisión de calor. ¿Te gustaría que la ventana de tu casa en una noche de frío invierno fuera capaz de mantener una agradable temperatura, como si tuvieras una ventana de 20 vidrios ordinarios?, eso puede conseguir este extraordinario material.

La comercialización del aerogel ha tenido una historia muy accidentada, debido a su muy alto costo de producción inicial. La NASA lo utilizó como aislante en el rover “Sojourner” en 1997. La temperatura en la noche marciana bajó a 67 grados Celsius bajo cero, pero se mantuvo a 21 grados Celsius dentro del vehículo, protegiendo así los dispositivos electrónicos sensibles. Actualmente se produce en partículas, lámina y rollo compresible, tiene aplicaciones industriales como aislante térmico en tuberías. También tiene diversas aplicaciones en la industria de la electrónica

¿Cuándo podremos verlo en vidrio para uso comercial? Hoy en día no nos gustaría el aspecto de nuestras ventanas, debido a que no es totalmente transparente. Por lo general, tiene un aspecto brumoso con un ligero tinte azulado, esto se debe a la variación en los tamaños de las partículas en el material. Los más pequeños son demasiado pequeños para afectar el paso de la luz, pero los más grandes hacen que se disperse, lo que reduce la transparencia. Por lo tanto, el truco sería desarrollar una técnica que resulte en poros que sean uniformemente pequeños.

Una idea que está siendo estudiada por la NASA es producir aerogeles en el espacio. Las pruebas en entornos de baja gravedad ya han demostrado que esto resulta en una mayor uniformidad de los poros. Sin embargo, será necesario encontrar procesos de menor costo. Cuando consigamos esto en el futuro, podremos utilizarlo en la industria de la construcción para aplicaciones HVAC.